Oh, oh.. es la K-cup


Acá estoy disfrutando una taza de buen y caliente café colombiano… pensando y soñando. Sería muy bueno hacer/ crear/ inventar algún producto que se volviera muy popular y así jubilarme más rápido. Me imagino que habrá muchos personas que compartirán esta intención.


Hace una semana leí un articulo sobre el K-Cup, un invento de John Sylvan. Su invención consiste en una cápsula plástica que contiene café y de uso único a través de una máquina especial. El invento de John se convirtió en todo una éxito y ahora se consiguen distintas marcas y opciones. Sin embargo la cápsula plástica después de usarse se desecha...  no es biodegradable y aún la cápsula K-cup dice ser reciclable, en la vida real no lo es, porque los K-Cup ¡necesitan ser divididos en tres secciones! Todo esto ha llegado a ocasionar que John Sylvan haya manifestado que lamenta haber inventado la cápsula de cafe. 

Cuando uno se sienta a imaginarse un nuevo producto,  ¿también imaginamos el fin de vida útil de este? Si incluimos en nuestros planes un pensamiento de ciclo de vida descubriríamos que podemos llegar a disminuir este tipo de consecuencias e incluso a generar un mayor valor a nuestras ideas. 







Kill The K Cup from Charles Wahl on Vimeo.
Aliens! Monsters! Explosions! ...and Coffee!! #killthekcup

Más información
killthekcup.org

The Guardian - Why the man behind Keurig’s coffee pods wishes he’d never invented them
Mother Jones - Your Coffee Pods' Dirty Secret
The Atlantic - A Brewing Problem

¿Residuos? Nunca, sólo Materias Primas

residuo desecho aprovechable

Por Lucas R. Ivorra Peñafort -  @LucasRIvorraP

Desde nuestro punto de vista las palabras “residuo” y “desecho” deberían desaparecer del diccionario, o deberían reinventarse a sí mismas, ¿por qué? Lo hablaremos en este artículo.

Es común ver en los ecopuntos (canecas para separar “residuos”) que hay diversas etiquetas para indicar qué elementos van en una u otra: desde colocar los nombres de los materiales (plástico, papel, cartón), pasando por las imágenes de los productos que van o no van, hasta poner que unos son “Aprovechables” y otros son “No Aprovechables”, como si realmente alguno de los “residuos no pudiera ser usado para algo más. Entonces, si no son residuos o desechos, ¿qué son? ¿cómo los podemos definir? Bueno, para eso es interesante el enfoque del Análisis del Flujo de Materiales y la forma de analizar los sistemas industriales desde la Ecología Industrial: en esta manera de ver las cosas, el concepto de residuo o desecho no existe, sino que se habla de entradas y salidas de materias primas. Cuando desde la Ecología Industrial se entienden los sistemas industriales, se recuerda una frase de Günter Pauli cuando menciona que “En la Naturaleza no existe ni el desempleo ni la basura”, porque nuestro ambiente encuentra una manera de aprovechar todo, ¿por qué nosotros no haríamos lo mismo entonces?

En el diccionario de la Real Academia Española hay varias acepciones para el concepto de residuo, incluyendo “Parte o porción que queda de un todo”, es decir, no se está mencionando si puede o no aprovecharse, o no se está condicionando con la definición a que haya residuos no aprovechables. En algunas legislaciones sobre gestión de residuos sólidos incluso la definición de residuo reconoce que para alguien el valor de una materia prima puede haberse perdido (por esa razón lo “desecha”) pero puede ser aprovechado por otra persona que le encuentre valor.


residuo desecho aprovechable

¿Entonces? Cada vez que ustedes encuentren algo que algunos consideren residuo, y corra el riesgo de terminar en un relleno sanitario piensen antes cuántas formas de aprovechamiento pueden existir para esa materia prima en específico: ¿reutilización? ¿reciclaje? ¿generación de energía? ¿alimento para animales? ¿compostaje? Claro está, estas oportunidades de aprovechamiento podrán significar tratamientos adicionales, pero con esto podríamos llegar a iniciativas de emprendimiento, aprovechando la “basura”, que otros no verían por considerar que el único fin de los “residuos” es almacenarlos en terrenos, en botaderos: esto ha pasado con los neumáticos de los carros, las cajas de Tetrapak, las botellas plásticas, entre muchos otros productos que antes eran considerados como “residuos” (no aprovechables) y ahora se consideran materias primas aprovechables.

¿Quieren otra prueba? Busquen en cualquier buscador de imágenes como Google o Bing las siguientes palabras clave: “residuos plásticos” y “reciclaje de plásticos”, y notarán algo muy interesante: aparecen imágenes similares, aún cuando se buscan conceptos diferentes. 

Te retamos a que no vuelvas a usar la palabra residuo o desecho en tu vida, a menos que aclares que estás hablando de materias primas que pueden aprovecharse para otros usos.

Más información

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...