La Puerta Mal Cerrada

Diseño Obsolecencia Programada

¿Les ha pasado esto alguna vez, estando escribiendo con bolígrafo/esfero, o dibujando con un marcador? ¿Qué han hecho con el bolígrafo, esfero o marcador? Hay dos puntos interesantes: ¿qué pasó en el diseño de este elemento, para que se sacara al mercado sabiendo que cuando empezara a fallar aún tendría tinta por un buen tiempo? Y, ¿por qué no es común que, cuando un marcador, por ejemplo, empieza a dibujar así se siga usando para otros “acabados” en los dibujos: por ejemplo superficies con “acabado desgastado”?

¡Un gran saludo para todos!

Llevaba tiempo sin escribir por acá, y me encanta volver a hacerlo. Hoy comenzaré contándoles una anécdota para presentar el tema:

Cuando era pequeño e íbamos en el carro de paseo con mi familia, mis papás tenían una costumbre que a veces me irritaba: siempre nos recordaban que verificáramos que la puerta quedara bien cerrada (yo viajaba en la parte de atrás del carro con mis hermanos y mis papás adelante), e incluso nos lo recordaban varias veces durante el paseo. Era tanto lo que me molestaba que me estuvieran recordando eso constantemente que a veces dejaba el seguro de la puerta “desasegurado” para demostrarme y demostrarle a mis papás que no había riesgo de que me fuera a salir por la puerta estando el carro en movimiento.

¿Qué me iba a imaginar, años después, que encontraría todo el sentido a esas constantes advertencias de mis papás? En primer lugar, ¿por qué una puerta simplemente no puede quedar bien cerrada? ¿por qué hay tantos detalles que hay que tener en cuenta (parecen pocos, pero piensen en los niños, algunas personas de edad avanzada y algunas personas con algunas capacidades disminuidas) para asegurarse de que la puerta haya quedado bien cerrada? Además, ¿qué sentido tiene la frase “quedó mal cerrada”? ¿es en serio? ¿”mal cerrada”? ¿”bien cerrada”? ¿por qué, en esos casos, la puerta simplemente no queda abierta o cerrada, teniendo en cuenta que la seguridad de seres humanos depende de que esas puertas queden “bien” cerradas? ¿No debemos diseñar teniendo en cuenta las necesidades reales de los actores involucrados a nuestro diseño?

Con el paso del tiempo descubrí que mis papás no eran los irritantes, sino lo irritante era realmente el mal diseño de la puerta que permitía que pudiera quedar “mal” cerrada, poniendo en riesgo la vida de los ocupantes al interior del carro.

Lo más chistoso es que, después de estudiar diseño y analizar durante años la esencia misma de muchos productos y servicios, me encontré con otros objetos que sufren del mismo mal irritante, mal diseñados, veamos algunos y ojala ustedes complementen con otros:

1.    Baterías: ¿les ha pasado que el control remoto del televisor deja de funcionar perfectamente, y pasa a funcionar en ocasiones cuando sus baterías están desgastadas? ¿Saben qué es lo interesante? Aún hay carga aprovechable de alguna forma en esas baterías, pero algunas personas optan por desechar las baterías porque el control remoto dejó de funcionar bien.

2.    Esferos, marcadores y otros elementos que usan tintas. Así como se muestra en la imagen arriba, ¿les ha pasado que un marcador, micropunta, esfero, etc., deja de funcionar correctamente, y empieza a escribir con menos tinta, dejando espacios vacíos de color, reduciendo la intensidad del color, entre otros? ¡Pero ojo! ¡Ese producto aún tiene tinta! Por desgracia, en ocasiones se botan estos productos con tinta que puede ser aprovechable, en vez de terminar en un relleno sanitario o un río y contaminarlo.

3.    Bombillos fluorescentes: ¿han notado que, cuando la vida útil de estas lámparas está llegando a su fin, empiezan a iluminar mal, a parpadear, etc.? No entiendo por qué “ilumina mal”; aún cuando pareciera que tiene capacidad de iluminar todavía, algunos deciden que es mejor botarlas y reemplazarlas por nuevas que iluminarán perfectamente. Esto me recuerda lo siguiente: ¿han visto avisos de establecimientos comerciales que son iluminados con estos bombillos? ¿No les paree curioso que si uno de esos bombillos falla, todo el aviso ya se ve mal, aún cuando el resto funcione bien?

4.    Adhesivos de barra, humectantes de labios en barra, borradores de lápices (incluidos en el lápiz), etc., etc., etc., etc. ¿Qué han notado que pasa con esto? Seguramente se habrán dado cuenta de lo mismo que yo: cuando el pegante en barra se “acaba”, aún queda adhesivo aprovechable en las ranuras de la base en donde se sostiene el pegante. Los borradores de los lápices se pueden aprovechar bien hasta que llega al cilindro metálico que los sostiene. A los lápices de colores no se les puede sacar punta y aprovecharlos en un 100% con un tajalápiz/sacapunta tradicional. Y así podríamos seguir comentando muchos ejemplos más.

Los ejemplos de obsolescencia programada/percibida no son necesariamente los bombillos incandescentes, los teléfonos móviles que se desechan a veces sólo porque se les rompió la pantalla (así el resto del teléfono funcione bien), entre otros. En nuestra vida cotidiana nos encontramos con un sinnúmero de productos mal diseñados desde el punto de vista de optimizar el aprovechamiento del mismo disminuyendo prácticamente a cero cualquier tipo de residuo que se pueda generar.

La invitación que nos hago es clara: diseñemos con este criterio de aprovechamiento completo de todos los recursos que invirtamos en ese producto/servicio y, siempre estemos atentos a aprovechar cada oportunidad de aprovechar, valga la redundancia, todo lo que esté disponible para nosotros en los productos/servicios por los que paguemos (y por los que no paguemos también).

Más Información:
  • Obsolescencia Programada.


Lucas R. Ivorra Peñafort
@LucasRIvorraP
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...