El precio de la libertad




El automóvil es el el ultimo simbolo de libertad personal del siglo veinte. Provee de muchas posibilidades al usuario pero condena muchos a muerte, directamente como víctimas de accidentes e indirectamente incidiendo en enfermedades como el asma, daño cerebral y cáncer. También contribuye al cambio climático a través de las emisiones de carbono y contaminación sonora en las ciudades. Muchas sociedades consideran que la libertad personal sobrepasa el precio que se paga colectivamente, pero recientemente en varias ciudades europeas como París y Milán, se ha prohibido el uso de automóviles en ciertos días (Introducción de Eco-design handbook, Alastair Fuad Luke, 2002).

En el caso de Bogotá, las medidas similares conocidas como 'pico y placa', sirvieron para no solo descongestionar la ciudad sino permitió que se consideraran otras alternativas de transporte dentro de la ciudad como la ciclo-rutas y el transmilenio.

Desafortunadamente el número de automoviles en Bogotá ha seguido creciendo y las alternativas no se han seguido desarrollando lo cual ha ocasionado que la ciudad siga dependiendo del transporte automotor.

1 comentario:

Anónimo dijo...

La gente no se acostumbra a dejar el vehiculo, se ha incrementado su número porque adquieren otros para circular los días en que hay limitación. Sobre este tema ver
http://www.youtube.com/watch?v=gnX6_SFIxGU

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...